Aptitud

Cómo sostener tus brazos mientras caminas


Dobla los codos en ángulos de 90 grados.

La forma en que sostiene los brazos tiene un impacto directo en la velocidad y la longitud de su zancada. Posicionar y mover los brazos correctamente puede ayudar a aumentar su potencia al caminar y mejorar su equilibrio. Los movimientos vigorosos de los brazos también pueden ayudar a aumentar su ritmo cardíaco, que quema más calorías durante su rutina de caminata. Pruebe diferentes ritmos y velocidades de brazo hasta que encuentre la técnica que mejor funcione para usted.

1.

Dobla ambos codos en ángulos de 90 grados, manteniendo tus brazos cerca de tus costados.

2.

Da un paso adelante con el pie derecho y mueve el brazo izquierdo hacia afuera en lugar de hacerlo en diagonal.

3.

Tire del brazo izquierdo hacia atrás y levante el codo para que la parte superior del brazo cree un ángulo de 45 grados con la espalda.

4.

Gire su brazo izquierdo nuevamente a la posición inicial.

5.

Balancee su brazo derecho en diagonal y avance con su pie izquierdo.

6.

Traiga su brazo derecho hacia atrás, levantando el codo hasta que la parte superior del brazo esté en un ángulo de 45 grados con la espalda.

7.

Continúa de la misma manera, alternando oscilaciones con cada paso mientras caminas.

Propina

  • Para mejores resultados, mantenga los brazos bajos. No permita que su codo se mueva más alto que su esternón. Mantenga los codos doblados en ángulos de 90 grados durante todo el ejercicio. No dejes que se abran y cierren mientras tus brazos se balancean. Si desea aumentar su ritmo, mueva los brazos más rápido. Cuanto más rápido se mueven los brazos, más rápido tiende a caminar.

Advertencia

  • No aprietes los puños mientras balanceas los brazos. Esto puede disminuir la circulación y provocar molestias, dolor y hormigueo en las manos. Como siempre, consulte con su médico antes de realizar cambios en su rutina de ejercicios, especialmente si padece una afección o lesión de salud previa.