Aptitud

Las mejores maneras de tonificar las piernas y el trasero después de los 40


El entrenamiento de fuerza puede revertir la pérdida muscular y el tono relacionados con la edad.

Barry Austin / Photodisc / Getty Images

No te deshagas de tus pantalones cortos y faldas todavía. Puede tener las piernas tonificadas y un trasero elevado para llenarlas incluso después de los 40. La sarcopenia, o pérdida muscular, hace que pierda del 3 al 5 por ciento de su masa muscular a medida que envejece, incluso si está activo. Prevenga y trate esta pérdida muscular con entrenamiento de fuerza y ​​siga descubriendo sus piernas con confianza.

Factores a partir de los 40 años

No es seguro entrar en un programa de entrenamiento de fuerza sin estar al tanto de lo que es mejor para su cuerpo. El equilibrio disminuye a los 40 años a medida que las señales entre el cerebro y los músculos disminuyen y haces menos actividad. A medida que envejece, los tejidos conectivos alrededor de las articulaciones se vuelven menos elásticos, lo que hace que muchos movimientos sean menos cómodos y un poco más duros en su cuerpo de lo que solían ser. Estos dos factores afectarán los ejercicios y la intensidad al seleccionar los mejores entrenamientos para tonificar las piernas y el trasero. Para obtener ayuda personalizada, consulte a un entrenador personal.

Incluye la silla Tap Squat

Este ejercicio compuesto utiliza los frentes y la parte posterior de los muslos y el trasero. Es uno de los mejores ejercicios para la parte inferior del cuerpo porque cuanto más músculos utilizas, más calorías quemas y más tonificado obtienes. También es perfecto para desafiar y aumentar su equilibrio de forma segura. Coloca los pies separados al ancho de las caderas y párate frente a una silla. Empuje las caderas hacia atrás y hacia abajo manteniendo las rodillas detrás de los dedos de los pies. Golpee suavemente la silla con el trasero y luego vuelva a la posición de pie. Mantenga el mentón nivelado, el pecho levantado y los abdominales apretados. Comience con tres series de 10 repeticiones y aumente a medida que se fortalezca. Haga esto dos veces a la semana con 24 horas de descanso en el medio.

Prueba la patada de burro

Esta patada de burro es de bajo impacto y amigable para las articulaciones, pero muy efectiva para tonificar su trasero al usar una pierna a la vez para aislar músculos específicos. Esto también te obliga a usar músculos estabilizadores y centrales, lo que aumenta tu capacidad de equilibrio. Ponte a cuatro patas. Aprieta tu vientre para proteger tu espalda baja. Mantenga la espalda en esta posición neutral durante todo el movimiento sin balancearse. Levante la pierna derecha, manteniendo la rodilla en un ángulo de 90 grados y presione el talón hacia el techo. Baje la rodilla ligeramente y presione el talón hacia arriba. Mantenga el trabajo en su trasero apretando los músculos durante todo el movimiento. Comience con 15 repeticiones en cada lado. Haga esto dos veces a la semana con 24 horas de descanso en el medio.

Intensifica y tonifica

Encuentra un conjunto de escaleras o un escalón. Coloque un pie encima y asegúrese de que su rodilla esté más baja que el nivel de la cadera. Si es más alto, ejercerá demasiado impacto y presión en la articulación de la rodilla. Da un paso adelante y luego regresa al piso. Haz un juego de 10 en cada pierna. Haga esto dos veces a la semana con 24 horas de descanso en el medio. A medida que se fortalezca y su equilibrio mejore, aumente la altura del escalón o sostenga pesas. Este movimiento no solo es funcional, sino que ayudará a reentrenar el equilibrio mientras le da forma a las piernas y el trasero. Este es otro ejercicio compuesto que brinda resultados máximos cuando se busca tonificar la parte inferior del cuerpo.

Recursos (3)